14 març 2019

CRÒNICA 1/2019

CRÒNICA  2 DE MARÇ 2019

GRUP A a Sant Antoni de Vilamajor

Comença la temporada, el Club Ciclista Vallès Grup A comença el seu calendari de sortides, aquest cap de setmana tocava anar a Sant Antoni de Vilamajor; per ser la primera sortida ens esperaven 106 kilómetres, a alguns 123.

Una sortida no gaire exigent tot i tenir quatre colls en els seu recorregut, Alt d´ Orrius, Alt de Can Bordoi, Alt EL Collet i Alt de Parpers. Recorregut que ens permès fer una mitja al voltant de 25 km/h. Un dia esplendit amb un sol radiant i una temperatura impresionant, fresca a primera hora del matí i calor al migdia.

Desprès de trobant-se els altres grups de l´ Entitat al punt de trobada, sortim 28 valents del grup A direcció a Sant Antoni de Vilamajor. Una grupeta magnífica amb molt bon rotllo, i gratificant per pedalejar plegats, obviament cadascun al seu ritme. La ruta transcorre sense cap incident per Sabadell, Mollet , La Roca del Vallès, Alt d´Orrius, Llinars i Sant antoni de Vilamajor, on parem per fer el primer esmorzar de la tempòrada. Desprès de reposar forces continuem la ruta direcció a Cardedeu, Alt del Collet, cruilla Dosrius-Llinars, Coll de Parpers, Vilanova del Vallès, Santa Perpètua, Sabadell i Castellar del Vallès.

No cal dir res més, senzillament, que amb gent d´aquesta mena dóna gust patir i a la vegada gaudir d´aquest esport que ens apasiona.

La pròxima setmana més i millor.

 

Emili Rusell, membre del grup A.


 

GRUP B a Dosrrius

Y abrí la ventana, y apareció.
Y apareció toda la carpa montada, con todas sus luces, con todos sus colores y con toda su ilusión.
Y regresó.
Ya hacía algunos meses que marchó de éste mismo lugar. Pero siempre, por éstas fechas, regresa. Regresa con más armonía e ilusión.
Como no podía ser de otra manera, se accionó el interruptor que daba energía a toda la estructura. Y allí estaba yo, mirando embelesado como poco a poco, todo iba cogiendo forma y color.
Allí estaban todos los creadores de éste fantástico espectáculo.
Experimentar, aprovechar el estado de ánimo, ser feliz.
Y nos volvimos equilibristas, y nos balanceábamos de un lado a otro en la cuerda floja de la vida. Y nos subimos al soporte donde se iniciaba el primer contacto con la atracción. Y pusimos el pie, desnudo, acariciando la cuerda, y sin mirar abajo, emprendimos hacia Dosrius.
La cuerda tensa, sintiendo su tacto ya con todo el cuerpo apoyado, notábamos el paso por Cerdanyola, la Vallensana y Mongat.
Una parada y sintiendo el público al fondo conteniendo sus vítores, volvimos la vista al frente, y de nuevo acariciando la bicicleta, Premiá y Vilassar de Mar, nos engatusó.
Dosrius fué quien nos invitó a reponer fuerzas, y así lo hicimos.
Y saltó otro equilibrista y nos impulsó
Llinars y Sentmenat se anunciaban entre bastidores.
Y se llegó al otro soporte de la cuerda, donde ya sí, los aplausos eran cálidos y clamorosos.
Y nos volvimos equilibristas, y nos subimos a la cuerda de la felicidad, donde todo es posible dentro de ésta carpa.
La carpa de la ilusión y felicidad.
Grup B